Cuando escuchamos hablar acerca de diabetes, generalmente la asociamos con humanos; sin embargo, los perros también son susceptibles de contraer esta enfermedad. La diabetes en perros es una enfermedad común, que exige un tratamiento disciplinado y la modificación permanente de los hábitos alimenticios del can.

¿Qué es la diabetes en perros?

La diabetes es un padecimiento del sistema endocrino, en el que el organismo es incapaz de producir o aprovechar la insulina generada naturalmente en el páncreas, lo que incrementa la cantidad de glucosa -o azúcar- en la sangre. Su ocurrencia está estrechamente ligada a factores como la edad y el peso del animal. Aunque en su forma más frecuente no es curable, con un manejo correcto se puede proveer al can una vida prácticamente normal.

¿Por qué mi perro tiene diabetes?

Al igual que en humanos, la diabetes en perros suele originarse a partir de una predisposición genética. Su ocurrencia se asocia a perros en edad relativamente avanzada (más de 8 años) y presenta mayor incidencia en hembras. El abuso en el suministro de corticoides -de uso frecuente en el tratamiento de padecimientos de la piel- también constituye un importante factor coadyuvante.

¿Cómo se manifiesta la diabetes en perros?

Es frecuente que los primeros síntomas de la diabetes pasen inadvertidos, ya constituyen variantes sutiles de comportamientos habituales. Por ello, resulta imprescindible contar con la información que permita, ante la mínima sospecha, llevar al perro a una revisión veterinaria.

Síntomas de la diabetes en perros

Ante la falta de insulina que posibilite el uso de la glucosa por parte de las células, el organismo busca compensar el déficit obteniendo el combustible a partir de la quema de grasas y proteínas; lo que deriva en indicios como:

●      Mayor consumo de alimentos.

●      Incremento en la ingesta de líquidos.

●      Orina con mayor frecuencia.

●      Pérdida de peso.

●      Demuestra cansancio.

Atender sin dilación cualquier indicio podría ser la clave para iniciar el tratamiento de manera oportuna, reduciendo con ello complicaciones potenciales como infecciones o glaucoma.

Tipos de diabetes en perros

perro diabético

Aunque existen dos tipos de diabetes, es el Tipo I el que mayor interés debe suscitar entre dueños de perros, pues registra mayor incidencia. La diabetes de Tipo II, en contraparte, suele ser más común en humanos y gatos.

Diabetes Tipo 1

También denominada “mellitus insulinodependiente”, se manifiesta como una afectación drástica en la capacidad del páncreas para producir insulina y -por consecuencia- del organismo para metabolizar adecuadamente la glucosa, elemento que posibilita el óptimo desempeño molecular.

Diabetes Tipo 2

El organismo no produce suficiente insulina o es incapaz de procesarla, afectando la metabolización de la glucosa, combustible esencial para el funcionamiento celular. También se denomina no insulinodependiente, pues para su tratamiento no depende -a diferencia del Tipo I- del suministro de insulina exógena de por vida.

Tratamiento de la diabetes en perros

En primera instancia, el veterinario hará una revisión detallada del historial, tomará mediciones de la glucosa y solicitará análisis de sangre y orina; a fin de precisar el diagnóstico y determinar la mejor estrategia de tratamiento.

Perros con diabetes Tipo 1 (H3)

Básicamente el tratamiento consistirá en el suministro diario de una o más dosis de insulina al can por el resto de su vida. Es imprescindible que tanto el dueño como la familia se familiaricen con la aplicación de inyecciones, un procedimiento sencillo y prácticamente indoloro. De manera complementaria, se deberán observar hábitos especiales en la alimentación y ejercicio del perro.

Perros con diabetes Tipo 2 (H3)

Al igual que el Tipo I, el tratamiento de la diabetes de Tipo II incluye el manejo del peso y las modificaciones en la rutina de actividad física. En el caso de las hembras, existe una probabilidad alta de que el veterinario recomiende un procedimiento de esterilización, ya que así se evitará la producción natural de hormonas que merman la efectividad de la insulina.

¿Puede curarse la diabetes en perros?

Dicho simple y llanamente, la diabetes Tipo I en perros no tiene cura. Sin embargo, la ciencia veterinaria y el desarrollo de nuevos productos auxiliares proporcionan herramientas que -con afectaciones mínimas- permiten garantizar al can una vida prácticamente normal. 

La diabetes Tipo II, en ocasiones y bajo circunstancias específicas, puede revertirse por medio de un incremento en la actividad física, acompañado de cambios en la dieta.

¿Qué cuidados debe tener un perro con diabetes?

Actuar con apego a las indicaciones del veterinario será el factor fundamental para procurar el buen estado de salud del perro con diabetes. Las recomendaciones básicas son: 

●      Seguir al pie de la letra las instrucciones para conservar la insulina.

●      Administrar la insulina de manera puntual, de acuerdo a la dosis y frecuencia indicadas.

●      Establecer un calendario de revisiones periódicas para monitorear los indicadores de salud relacionados con el padecimiento.

●      Eliminar de la dieta las grasas saturadas e incluir alimentos con alto contenido de fibra.

●      Incrementar el nivel de actividad física. 

La disciplina del dueño, la frecuente comunicación con el veterinario y el uso de productos complementarios seguros y naturales darán como resultado un perro feliz y despreocupado.

¿Puedo prevenir que mi perro tenga diabetes?

perro sufriendo de diabetes

Además de los factores genéticos, contra los que poco o nada podemos hacer, el sedentarismo propio de la vida moderna -y el cual transmitimos a nuestros animales de compañía- suele precipitar o detonar la aparición de la enfermedad. 

Una reflexión profunda sobre nuestros hábitos actuales de alimentación y ejercicio, seguida por medidas que ayuden a minimizar factores de riesgo, contribuirá a disminuir el riesgo de diabetes… ¡y no solamente para nuestro perro!

¿Cómo lo puedo ayudar a mejorar o a vivir mejor con la diabetes?

Ante un diagnóstico de diabetes, además de los cuidados relacionados directamente con el suministro de insulina y el monitoreo constante, mantener la calidad de vida del can se convierte en un objetivo ineludible. 

Una nueva generación de productos de uso veterinario, elaborados con los componentes más benéficos de la planta Cannabis, brinda a los dueños de perros con diabetes excelentes alternativas, 100% seguras y naturales.

Paquete "Forever Young"

Brinda a tu perro todos los beneficios del CBD en un solo paquete. Los bocadillos con CBD ofrecen una liberación prolongada, mientras que el aceite produce su efecto benéfico de manera prácticamente inmediata.

Bocadillos suaves con CBD

Un perro con diabetes requiere una vida tranquila y relajada. Los bocadillos suaves con CBD de amplio espectro proporcionan poder calmante y fortalecen de manera sinérgica la función integral del sistema endocannabinoide canino.

Wag N' Rinse

Transforma el baño de tu perro una aventura cubriendo el Wag N' Rinse con su golosina untable favorita y fijando el accesorio de succión en la regadera. El baño transcurrirá sin contratiempos y se convertirá en una experiencia deliciosa y emocionante. 

La vida con diabetes no necesariamente debería implicar para tu perro sufrimiento o incomodidad permanentes. Con los cuidados adecuados, y brindando toda tu atención y apoyo, es perfectamente posible que tu mejor amigo lleve una existencia normal, plena de experiencias y alegrías compartidas.

Preguntas Frecuentes

¿Es posible prevenir la diabetes en perros?

¿Cuáles son los diferentes tipos de diabetes que afectan a los perros?

¿Qué ocasiona la diabetes en perros?