Seguramente has oído hablar de la rabia, enfermedad mortal que puede afectar  a los animales mamíferos en general, pero… ¿sabías que nuestras mascotas caninas son uno de los grupos con más índice de infestación potencial? Lo cual puede traer graves consecuencias entre los humanos al ser fácilmente contagiados por sus mordeduras o arañazos, situación que se presenta más comúnmente de lo que imaginas ya que según cifras de la Organización Mundial de la Salud, hasta el 99% de los casos por rabia, el virus es transmitido por perros domésticos.

Por ello te invitamos a conocer sobre el tema, para que seas capaz de identificarla y prevenir sus fatales consecuencias. 

¿Qué es la rabia en perros?

La rabia es una enfermedad vírica aguda y mortal que afecta el sistema nervioso central, común en todo tipo de mamíferos pero los perros son los mayores transmisores. El virus es de la familia Rhabdoviridae y se puede encontrar en cualquier parte del mundo menos en Australia y la Antártida.

¿Cómo un perro contrae rabia?

La enfermedad de la rabia en el perro se contrae a través de un diminuto virus ARN que pertenece al género Lyssavirus y a la familia Rhabdoviridae. El contagio suele ocurrir cuando:

  • Otro animal infectado muerde al can, ya que el microorganismo dañino viaja en la saliva del perro infectado.

  • También es posible el contagio por el contacto de la saliva con membranas mucosas o con heridas superficiales.

  • Aunque también puede transmitirse extrañas veces por el aire. 

Desde la zona de contagio, el virus avanza hacia el sistema nervioso central y a las glándulas salivales del can, diseminándose por el cuerpo del huésped. Para que aparezcan los primeros síntomas pueden pasar de dos a veinticuatro semanas, dependiendo de la zona de entrada del virus. El perro enfermará con más rapidez cuanto más cerca esté la mordedura del sistema nervioso central.

Prevención de la rabia en perros

La vacunación de los perros es la estrategia más viable para prevenir la rabia, recomendando que la primera dosis se aplique al mes de nacido, luego a los tres meses y después cada año, por eso siempre debes solicitar el certificado de vacunación al adquirir una mascota.

Evita el contacto de tu macota  con cachorros o animales desconocidos o callejeros y más aún si están enfermos o heridos. Sácalo de paseo siempre con su correa.

Cualquier mordisco o rasguño de un animal salvaje debe considerarse portador potencial de la rabia, es esencial limpiarlos rápidamente y a fondo con agua y jabón, administrando también un antiséptico. Llévalo al veterinario para que administre una vacuna a tu perro y tome las medidas oportunas.

Participa de la prevención en tu comunidad, denuncia ante las autoridades la presencia de animales sospechosos de padecer rabia.

¿Cómo se transmite la rabia?

perro con rabia

La infección en humanos se produce generalmente por mordedura y/o arañazos, aunque cualquier otro contacto como un rasguño profundo con hemorragia, una lamedura sobre piel y mucosa con una especie sensible a la rabia y en una población donde está presente la enfermedad, debe tratarse con precaución. En los países desarrollados la transmisión se produce normalmente a través de las mordeduras de los perros.

Aunque existe la posibilidad de transmisión de persona a persona, aún no está confirmado, al igual que está pendiente de confirmar  la transmisión mediante la ingestión de carne cruda o de otros tejidos de animales infectados. También puede darse el caso de la transmisión mediante trasplantes de órganos infectados o inhalación de aerosoles que contengan el virus,  tal y como señala la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Es peligrosa para los humanos?

Por supuesto, La rabia es una enfermedad vírica infecciosa que acaba siendo mortal en casi todos los casos una vez que han aparecido los síntomas clínicos, aunque hay inmunoglobulinas y vacunas para el ser humano que son eficaces.

En zonas rurales remotas de países subdesarrollados es una enfermedad que causa decenas de miles de muertes cada año, principalmente en poblaciones pobres y vulnerables. La rabia se ha convertido en un  grave problema de salud pública en zonas como Bangladesh, Bolivia, China, Ecuador, Etiopía, Méjico, India, Filipinas y Tailandia. Por este motivo se recomienda que las personas que viajen a países con mayor exposición a la enfermedad deben vacunarse un mes antes de la visita.

¿Cómo sé si mi perro tiene rabia?

Las manifestaciones clínicas pueden variar dependiendo de las distintas formas que adopte la enfermedad.  Generalmente el periodo de incubación de la rabia dependerá siempre del punto infectado y la carga vírica. Lastimosamente, un diagnóstico seguro solo es posible en un animal muerto, al cual se le realizan varias pruebas.

Cuando el perro está vivo, el diagnóstico es solo tentativo y se hace en función de los síntomas y del historial clínico. Es sospechoso cualquier perro que no esté vacunado o solo lo esté de forma parcial, que salive de manera excesiva sin motivo evidente, muestre síntomas neurológicos confusos o cambios de comportamiento.

En caso de sospechar una infección rábica es necesario informar a los Servicios Veterinarios Oficiales, que se encargarán de tomar las medidas necesarias para el control de plagas. La rabia es una enfermedad epizoótica de notificación obligatoria.

Síntomas de la rabia en perros 

Los síntomas de la rabia se deben a la inflamación del cerebro (encefalitis) y presentan varias fases:

Incubación. En esta fase, el perro aún no presenta ningún síntoma de la enfermedad. Puede durar desde una semana hasta varios meses.

Fase pondrómica. Dura de dos a ocho días. Observarás cambios en el comportamiento habitual de tu perro. Además, es frecuente que se muerda en el lugar por dónde penetró el virus. Más tarde, el perro se volverá retraído y pasará tiempo mirando abstraído al vacío.

Fase agresiva. El perro se vuelve peligroso y agresivo, atacando a cualquier cosa que se mueva. Los músculos de su cara entran en espasmo y tiran de los labios hacia atrás, dejando los dientes al descubierto. Morderá a cualquiera que se cruce con él. Es una fase peligrosa en la que deberás tener cuidado.

Fase de parálisis. Los músculos de la garganta y la mandíbula se paralizan, quedando la boca abierta. Al no poder tragar saliva, babea y echa espuma por la boca. Puede tener náuseas. Según progresa la encefalitis, el perro pierde el control del movimiento y sufre un colapso, muriendo por insuficiencia respiratoria en uno o dos días. A veces esta fase es la única que apreciamos.

Síntomas de la rabia en humanos

Actualmente no se dispone de pruebas para diagnosticar la infección por rabia en los humanos antes de que aparezcan los síntomas. Las manifestaciones clínicas pueden variar dependiendo de las distintas formas que adopte la enfermedad.  Generalmente el periodo de incubación de la rabia dependerá siempre del punto infectado y la carga vírica.

Entre los síntomas más comunes destacan:

·   Fiebre.

·   Hinchazón o enrojecimiento.

·   Dolor de cabeza.

·   Fiebre.

·   Malestar en general.

·   Náuseas.

Entre las diferentes formas que puede tomar la enfermedad, la rabia furiosa, puede presentar signos de hiperactividad, excitación e incluso a veces aerofobia o hidrofobia y puede llegar a producirse la muerte a los días por paro cardiorrespiratorio.

En la otra forma, la rabia paralítica que representa un 30 por ciento de los casos humanos, según  la OMS, los músculos se van paralizando  lentamente,  empezando por los más cercanos a la mordedura o arañazos.  Hasta que el paciente entra en coma y fallece. 

Si un perro me mordió, ¿qué debo hacer?

Tras la exposición, la profilaxis indica que el tratamiento se inicie inmediatamente, con el fin de impedir que el virus entre en el sistema nervioso central que provocaría una muerte inmediata. El tratamiento recomendado consiste en:

1.     Lavar inmediatamente la herida durante 15 minutos con abundante agua, jabón, povidona  yodada u otras sustancias que maten el virus de la rabia, posteriormente secar las heridas con una gasa estéril y cubrir. Para la mucosa de los ojos o de la nariz irrigar con agua hervida durante 5 minutos.

2.     Acudir inmediatamente a la unidad de salud más cercana para determinar si es un riesgo leve, grave o sin riesgo y administrará el tipo de tratamiento el cual consiste en la aplicación de la vacuna antirrábica en el brazo o pierna alternadamente ( de 3 a 5 dosis),siendo altamente efectiva y segura. En los casos que amerite se complementa el tratamiento con la aplicación de inmunoglobulina antirrábica.

Prevención de la rabia en humanos    

Evita el contacto con cachorros o animales desconocidos o callejeros y más aún si están enfermos o heridos. Evita adoptarlos y no permitas que los niños jueguen con ellos.

Sensibilización sobre la rabia y la prevención de las mordeduras de perros.

Es necesario mejorar los conocimientos y el compromiso de las comunidades en materia de prevención y lucha contra la rabia, en concreto sobre la responsabilidad que supone tener una mascota, las vacunaciones,  la prevención de las mordeduras y el modo de actuar cuando estas ocurren.

Inmunización humana preventiva, con la aplicación de vacunas antirrábicas que se pueden utilizar como inmunización anterior a la exposición, principalmente a quienes realizan actividades profesionales o personales consideradas de riesgo y quienes realizan actividades en cuevas  o montañas.

Considerar la posibilidad de vacunar a los niños que residan o visiten zonas de alto riesgo, puesto que suelen jugar con los animales, pudiendo sufrir mordeduras graves e incluso no advertir de algún incidente.

perro rabioso

¿Qué hacer si sospecho que mi perro tiene rabia?  

  • De ser posible y no implica un riesgo de ataque, examina a tu perro para localizar posibles mordeduras, heridas o arañazos en su cuerpo.

  • En la primera fase de la enfermedad, podrá sufrir dolores, estar agitado, o irritable, mostrar señales de malestar, tener fiebre, fotofobia, poco apetito, tos, vómitos o diarrea.

  • Es posible que no observes las primeras fases y te encuentres en la última. Si tu perro sufre parálisis o saliva demasiado, sufre hidrofobia (miedo o aversión al agua) y se muestra agresivo, se muerde a sí mismo e intenta morder cualquier cosa que se mueva

  • El virus de la rabia puede sobrevivir en la piel del perro hasta dos horas, así que tócalo con guantes y evita el contacto directo.

  • Existen otras enfermedades neurológicas que presentan síntomas parecidos a la rabia

  • Se debe alertar a los servicios veterinarios para colocar al animal sospechoso en cuarentena durante el periodo de observación, siempre que se trate de perros aparentemente sanos. Si no es este el caso, se debe someter a eutanasia al animal para examinarlo de inmediato en el laboratorio. 

¿Lo llevo al veterinario?

Si sospechas que tu perro pudiera estar contagiado con el virus de la rabia, debes llevarlo o contactar inmediatamente al veterinario, quien evaluará la conducta y síntomas que presenta la mascota y establecerá el protocolo adecuado. 

¿La rabia en perros se cura?

No la rabia en perros siempre es mortal para el animal, bien sea por causas propias de la enfermedad o por la necesidad de sacrificarlo para evitar contagio, así como proceder con los estudios de laboratorio pertinentes.  

Tratamiento de la rabia en perros

Actualmente no existe tratamiento para la rabia. Por ello, cuando un perro es mordido por otro animal, se supone que puede estar rabioso hasta que se demuestra lo contrario.

  • Si el perro está vacunado, se le suministrará una revacunación y se le mantendrá en observación encerrado durante 14 a 20 días, o según el protocolo de actuación vigente en el país.

  • Si el perro no está vacunado, deberá ser sacrificado o encerrado en cuarentena durante seis meses. En caso de someterlo a cuarentena y no mostrar síntomas de la enfermedad, se le vacunará un mes antes de soltarlo.

En caso de sospechar una infección por rabia en perros, son los Servicios Veterinarios Oficiales quienes deciden sobre el procedimiento en base a las ordenanzas sobre la rabia.

¿Cómo hago para ayudarlo?

En la actualidad los dueños de las mascotas caninas tienen a su disposición  una serie de productos basados en la medicina alternativa, que pueden ayudar al perro a fortalecer su sistema inmunológico, haciéndolo más resistente ante la presencia de virus y enfermedades. En la misma idea, en caso que haya sido sometido a algún proceso terapéutico, también podrás suministrarle productos que lo ayudarán en su etapa post tratamiento, coadyuvando a una recuperación sin stress, ni angustias para la querida mascota, suministrados siempre bajo la vigilancia de un profesional.

Así, en el mercado encontrarás productos a base de CBD que brindan excelentes resultados terapéuticos. Además, los productos de cannabidiol para mascotas no producen adicción ni efectos psicotrópicos:                           

Aceite de CBD

El aceite de cannabidiol para mascotas, elaborado especialmente para el uso en animales, destaca por ser un un producto completamente natural y orgánico, libre de microorganismos patógenos, pesticidas, herbicidas o metales pesados.

Al tener efecto sobre el sistema nervioso, es el  tratamiento ideal para la ansiedad y el mal humor asociado con  situaciones tensas, como estresantes tratamientos veterinarios, adicionalmente ayuda a aliviar el dolor mientras reduce la inflamación.

El CBD también ha sido elogiado por ser un poderoso antioxidante, posiblemente mucho más poderoso que las vitaminas C y E. Disminuye la producción de citoquinas inflamatorias que pueden causar alergias, hipersensibilidad y autoinmunidad.

Su administración puede ser oral o tópica, para tratar heridas en la piel. 

Aceite de Coco con CBD

El aceite de cannabidiol potencia sus beneficios en compañía de aceite de coco orgánico que aporta ácidos grasos y ácido láurico, nutrientes que ayudan a potenciar el sistema inmune de las mascotas ante agentes externos causantes de enfermedades.  Adicionalmente proporciona un impulso de energía, facilita la digestión, mejora el pelaje y la piel, fortalece el sistema músculo esquelético, elimina malos olores corporales  y mata parásitos.   

Bocaditos de CBD  

Especiales para consentir a su mascota, bocaditos terapéuticos en forma de galletas que consumirá fácilmente gracias a su agradable sabor. Están elaboradas con aceite de cáñamo 100% puro, rico en omega 6 y ácidos grasos esenciales. En casos de recuperación post tratamiento de alguna enfermedad o situaciones de estrés,  pueden coadyuvar en la mejora de la mascota, atacando problemas de sueño, embellecer y proteger pelaje y la piel, aliviando sus síntomas al promover la relajación y el bienestar.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es el periodo de incubación para la rabia?

¿A partir de qué edad puedo suministrar aceite de CBD a mi mascota?

 Voy a viajar a una zona de riesgo, ¿cuántas dosis incluye la vacuna?