Nos guste o no, la piel de nuestros gatos y perros está poblada por incontables ácaros. Estos pequeños primos de las arañas habitan en prácticamente todo espacio y convivimos con ellos en todo momento. Sillones, colchones, alfombras, asientos, ropa, cortinas; prácticamente cualquier objeto con el que tengamos contacto estará habitado por no pocos de estos incómodos vecinos. Aunque es fácilmente tratable, la sarna es una enfermedad molesta que podría alterar radicalmente la calidad de vida de tu gato; de ahí la importancia de conocer estrategias para su prevención y, en caso de presentarse, su eficaz tratamiento.

¿Qué es la sarna en gatos?

La sarna es una de las enfermedades más comunes y frecuentes en especies domésticas como perros y gatos. Se caracteriza por atacar la piel del felino, dejando completamente descubiertas áreas de la cabeza o de cualquier otra parte del cuerpo. En casos moderados, la sarna en gatos provoca molestias como irritación, comezón e inflamación; en casos avanzados en que la enfermedad coincida con un debilitamiento general del sistema inmune, puede propiciar cuadros infecciosos de tratamiento complicado.

Causas de la sarna en gatos

"Sarna" es en realidad un término generalizante, utilizado para referirse a un conjunto de enfermedades provocadas por la proliferación de ácaros que se alimentan de las escamas de piel desechadas por el anfitrión. Si bien de las apenas 50 mil especies de ácaros que se conocen (se estima que podrían existir cientos de miles) solo algunas pueden llegar a provocar sarna en gatos, su facilidad de transmisión la convierte en una de las enfermedades felinas más comunes y contagiosas.

Síntomas, ¿cómo me doy cuenta que mi gato tiene sarna?

Aunque existen diversas variedades de sarna, los cuadros sintomáticos presentan notables coincidencias. Todas relacionadas a manifestaciones en la capa de la epidermis. Los primeros síntomas, apreciables como cambios en el comportamiento del gato, aparecerán durante la primer semana a partir del contagio.

Síntomas comunes relacionados con la sarna en gatos:

●      Comezón o prurito incesante, que provoca rascado frenético.

●      Inflamación y enrojecimiento en el área o áreas afectadas.

●      Inquietud e incomodidad evidente.

●      Caída total de pelo en el área afectada.

●      Aparición de lesiones y costras.

●      Cambios en textura y coloración de la piel.

Sin los cuidados adecuados, la enfermedad se extenderá al resto del cuerpo, tornándose en suplicio insoportable. En animales desnutridos o con sistema inmune débil, las lesiones autoinfligidas como consecuencia del rascado pueden llegar a derivar en cuadros infecciosos que, sin la intervención oportuna de un profesional calificado, podrían conducir a la muerte del animal. 

El veterinario es la única instancia calificada para emitir un diagnóstico y, a partir de ello, prescribir la estrategia de tratamiento más indicada. Es imprescindible descartar otros padecimientos y determinar el tipo de sarna a partir de una auscultación detenida y el análisis en el microscopio de muestras de piel y pelo.

Diferentes tipos de sarna en gatos

sarna en gatos

La sarna en gatos se clasifica en varios subtipos, de los cuales algunos son específicos de la especie. Los más comunes son:

Sarna notoédrica

Provocada por el ácaro Notoedres Cati, se presenta generalmente en oídos, cara y cuello, pero puede extenderse a cualquier parte del cuerpo. Aunque los cachorros presentan mayores probabilidades, ningún gato está exento del riesgo de contraerla. Es sumamente contagiosa y puede transmitirse a humanos y perros, por lo que su tratamiento exige precauciones especiales.

Sarna queiletielosis

Apodada como "caspa andante", a causa de su apariencia blanquecina, parece vivir especialmente cómoda en lugares donde la limpieza es deficiente. Este tipo de sarna provoca graves afectaciones a la piel, acompañadas de una insoportable picazón.

Sarna otodécticaes

Como su nombre lo indica, el parásito "Otodectes cynotis" se inclina a alojarse en la discreta calidez de las orejas del felino. Además de la comezón característica, se manifiesta también en la formación de costras y la emisión de secreciones. De entre los tipos de sarna en gatos, es uno de los más comunes.

Sarna demodécica

Provocada por la variedad "Demodex cati" y estrechamente vinculada al estado del sistema inmunológico del animal. Este tipo de sarna es significativamente más común en perros que en gatos.

¿Cómo puedo prevenir la sarna en mi gato?

La mejor estrategia para evitar un contagio es mantener a tu gato alejado de cualquier factor de riesgo. Adicionalmente, la dieta balanceada, complementada con una vida saludable, contribuirán a construir una barrera inmunológica que, ante la aparición de la enfermedad, limite su desarrollo y potencie la eficacia del tratamiento.

Productos como collares y aerosoles repelentes podrían contribuir a reducir el riesgo de contagio, aunque previo a su uso se recomienda revisar detalladamente la información para evaluar sus posibles contraindicaciones.

Cuando diversos animales convivan en el mismo espacio, será imprescindible apartar al felino infestado durante el tiempo que dure el tratamiento y, posterior a ello, mantener una atenta observación y especial cuidado en la limpieza del lugar.

¿Es contagioso para las humanos?

Algunos tipos de sarna animal son considerados zoonóticos, por lo que resultan potencialmente contagiosos para los humanos, provocando erupciones cutáneas moderadas -similares a mordeduras de mosquito- y generalmente acompañadas por irritación y prurito. En la mayoría de los casos, los ácaros que producen sarna en felinos no encuentran en el anfitrión humano condiciones necesarias para sobrevivir; lo que truncará su ciclo de vida, limitando así su proliferación.

¿Es curable?

gato con sarna

Todo caso de sarna, aún en etapas avanzadas, puede considerarse curable. Debemos recordar, sin embargo, que son las infecciones derivadas de las lesiones que se provoca el animal al rascarse de manera incontrolable las que le exponen a contraer infecciones que, como sabemos, pueden poner en riesgo su vida.

En cualquier caso, la sarna en gatos debe atenderse de manera inmediata, combinando el tratamiento indicado por el veterinario con productos seguros, naturales y elaborados especialmente para su aplicación en felinos.

¿Qué tipo de tratamiento debo darle?

La rápida visita al veterinario arrojará un diagnóstico oportuno, que permita iniciar el tratamiento en las fases más tempranas de la enfermedad, incrementando con ello las posibilidades de una erradicación rápida y definitiva. El repertorio de medicamentos convencionales indicados por veterinarios puede incluir ungüentos, enjuagues, aerosoles e inyecciones; complementados con el suministro de antibióticos y antiinflamatorios. 

Particular consideración deberá tener el uso de glucocorticoides pues, aunque efectivos, aplicados en exceso pueden acarrear múltiples efectos secundarios.

Mi gato tiene sarna ¿cómo puedo ayudar a que mejore?

Como parte de un enfoque holístico, enfocado a la prevención de esta y otras enfermedades felinas, existen nuevos tipos de productos naturales, formulados específicamente para las necesidades del gato, que contribuirán tanto a la prevención, como a la mitigación de los síntomas más molestos.

Aceite con CBD

El aceite a base de hemp contiene entre 125 y 500 mg. de CBD (componente benéfico de la planta cannabis) y menos del 0.3% de THC (componente psicoactivo), lo que le hace completamente seguro para el gato; además, contiene abundantes vitaminas, aminoácidos, antioxidantes y ácidos grasos.

Bocadillos duros con CBD

Añade el factor "crunch" con galletas CBD Bites; ideales para mitigar la inflamación. Cada paquete contiene 150 mg. de CBD; además, han sido elaboradas con ingredientes orgánicos de la más alta calidad. Disponibles en variedad de sabores.

Bocadillos suaves a base de CBD

Los bocadillos suaves proveen, además de un alto contenido de CBD de origen natural, todo el espectro de beneficios de la planta cannabis, incluyendo vitaminas que contribuyen a fortalecer su organismo.                

Aunque parezca un padecimiento trivial, la sarna produce múltiples molestias que alterarán radicalmente la tranquila vida de tu gato. Todos hemos sentido comezón, pero difícilmente podríamos imaginar el sufrirla a niveles incontrolables, y careciendo de medios eficaces para contrarrestarla. Brinda a tu gato el efecto calmante que requiere durante su camino a la recuperación.

Preguntas Frecuentes

¿Cuáles son los tipos más comunes de sarna en gatos?

¿Cómo saber si mi gato tiene sarna?

¿Qué tipo de cuidados debo llevar si mi gato contrae sarna?